lunes, 10 de noviembre de 2014

El A-4B Skyhawk de la Fuerza Aérea Argentina caído en el Salar Tolillar


El A-4B Skyhawk caído en el Salar Tolillar

El cazabombardero Skyhawk A-4B C-209 de la Fuerza Aérea Argentina que terminó sus días en un desierto del norte argentino.

El 23 de junio de 1994 el A-4 B C-209 volando en formación durante un adiestramiento previsto por su unidad, en medio de las montañas sufrió un apagado de motor, el piloto inmediatamente procuró reactivarlo pero al notar que no podía volver a encenderlo decide eyectarse. El piloto cuenta que en ese momento empezó lo más difícil, se preparó para ser eyectado del avión tirando de una de las manijas del asiento eyectable, pero no pasaba nada, luego tiró de la otra y tampoco pasaba nada, observó a su alrededor y se percató que estaba saliendo de las zonas de picos montañosos, mientras que el avión, con el motor apagado, se iba precipitando indefectiblemente al suelo, por la falta de empuje del motor que genera el avance y el paso constante del flujo de aire, sobre las alas, las cuales generan sustentación. En ese momento le pasaron muchas cosas por la cabeza, ya no tenía nada más por hacer, el A-4B iba inclinándose en una velóz picada mortal hacia el suelo, al instante observa que el sitio donde iba cayendo era un terreno muy plano (el salar), fue ahí que en forma instintiva tira de los comandos hacia atrás y logra que el avión aterrice suavemente sobre los tanques suplementarios

Salar Tolillar (Salta) Argentina
 El piloto era el actual Brigadier Oscar Charadía director de la Escuela de Aviación Militar (a la fecha). Tras aquella desgracia con suerte, para Charadía, ese día volvió a nacer.

El A4 B C-209 en Malvinas

El A-4B Skyhawk matrícula C-209 (Serie 142684) estuvo en Malvinas formando parte del Escuadrón III Grupo 5 de Caza con base en Río Gallegos, despegando en incursiones abortadas por el 1er. teniente Héctor Sánchez por fallas de motor el 1 de mayo de 1982 y otra por el alférez Hugo Gómez quién retornó al continente el 25 de mayo de 1982 ( al perder de vista a la escuadrilla guía ) junto con el ten. Autiero que presentaba fallas en el motor (la escuadrilla guía, prosiguió la misión con el capitán Palaver y el teniente Gálvez. El cap. Palaver recibió fuego de artillería antiaérea propia, sobre Darwin no obstante atacó un buque, luego fue alcanzado por un misil Sea Dart lanzado desde el destructor HMS Coventry, que se encontraba al norte de la isla Borbón, muriendo heróicamente. El ten Gálvez pudo sobrevivir a la misión y arribó a Río Gallegos a las 11:00 hs).

Restos de fuselaje, estabilizadores vertical y horizontales y ala derecha del A-4B C-209
C-209  con el estabilizador horizontal casi intacto, los restos de la turbina en el fuselaje y el borde de ataque del ala derecha
Vista frontal del C-209 se puede observar parte de la turbina Wright J65 - Armstrong Siddeley Sapphire
(der.) parte del borde de ataque del ala derecha y del fuselaje; (izq.) matrícula del A-4B C-209
(Izq) el brigadier Oscar Charadía en la actualidad  ; (der.) al momento del accidente sobre el A4B C -232

1 comentario :

  1. Pero que buena historia... y el relicto sigue siendo allì en el salàr?

    ResponderEliminar

Otros sitios interesantes